Hola, este es mi segundo testimonio, y por extremo importante para todo ser humano que tenga hijos. Una breve historia para que entiendan por que también por qué busqué a Moni.

Mi hijo tiene ahora 6 años y medio, a sus 4 años tuvo fimosis y lo tuvieron que operar, una cosa muy común para los médicos, pero extremadamente estresante para los padres; lo peor fue el momento de la anestesia, ver como su cuerpito se retorcía y apretaba mi mano y me miraba con ojos mezcla de amor, miedo, desorientación, y miles de cosas que se te pasan por la cabeza, yo en ese momento le sonreía y le mostraba una paz relajante,le hablaba y le decía cuanto lo amo, y por dentro lloraba.

Hace cosa de 6 meses, su médica clínica, por sus continuos resfríos, nos derivó al otorrino quien posterior a una tomografía y audiometría opinó que había que operar. Yo salí desilusionada y con miedo, no quería pasar otra vez por eso, ni quería exponer a mi hijo tampoco, a menos claro, que fuera necesario a inevitable; consulte otros médicos e incluso a mi clínico, opinión va y opinión viene, había que operar.

No conforme vimos a Moni; nos dijo muchas cosas pero una se me instaló en la cabeza como estaca en medio de mi corazón: “Ingrid, el conflicto es tuyo“. Al igual que ahora en ese momento mis ojos se llenaron de lagrimas, claro! asumir que es uno quien enferma a los hijos no es fácil, pero creanme que hay que hacerlo, mal que nos pese.

De hecho a mi hijo no hay que operarlo de nada, esta perfecto y una vez resuelto mi conflicto, nuestra vida se volvió a relajar, claro que ahora las cosas son diferentes, no tengo la verdad de la vida por escrito, pero hago, hacemos, los papas lo mejor que podemos a conciencia y cuidando su salud, física, mental, emocional y espiritual.

La Decodificación Biologica no es magia, es pura realidad, forma parte de nuestra conciencia, de querer estar bien y desprendernos de lo que nos hace daño. Gracias Moni, mi ángel de luz. Gracias, gracias, gracias! Nunca me trajo tanta satisfacción el agradecer a alguien.